El Hándicap

Tenemos que tener en cuenta la definición, dada por la RAE, de hándicap, para empezar a entenderla como forma o tipo de apuesta. Por eso ésta, es la condición o circunstancia que supone una desventaja en relación con otros o dificulta la realización o consecución de algo. A partir de allí, entenderemos que el hándicap es el mejor método que puede utilizar un apostador a la hora de equilibrar un juego.

¿Quién dijo que los equipos pequeños no pueden tener ventaja?

Bienvenido al tipo de apuesta con más tendencia al crecimiento en el mundo de las apuestas deportivas. Aquí, los jugadores utilizan esta forma, como una especie de comodín o de bonus, que representa el número de goles o de puntos que se añaden o adicionan al objetivo de un equipo débil, para que éstos se tengan en cuenta en la apuesta. En otras palabras, el apostador le asigna una ventaja de goles –si hablamos de fútbol- (la que sea) a uno de los dos equipos (el que tiene más tendencia a la derrota), para que al finalizar el encuentro se sumen y se pueda acertar con la apuesta. Pero ¡ojo! Entre más le des ventaja, y más parejo vuelvas el encuentro, más bajo será tu hándicap y, por ende, tus ganancias.

Para poner un ejemplo, si el Bayern Múnich se va a enfrentar contra el Dinamo de Kiev, el jugador podrá apostar con un hándicap positivo de dos goles a favor del Dinamo, si al finalizar el encuentro el marcador final es de 1-0 a favor del Bayern, el jugador habrá ganado gracias a los dos goles que otorgó de ventaja. Si gana por marcador de 2-0 o más, habrá perdido la apuesta. También existe el hándicap negativo y sería, usando el mismo ejemplo, que el jugador apueste a favor del Bayern Múnich con una desventaja de dos goles, esto quiere decir, que si gana por tres goles o más, la apuesta habrá sido perfecta y el triunfo estará asegurado (y las ganancias multiplicadas), de lo contrario, habrá sido un fiasco.

Consejos para apostar al Hándicap

El mejor consejo que podemos darte para que utilices correctamente el hándicap es que revises y escojas muy bien el partido a apostar, pues, si decides escoger un partido entre un equipo poderoso y uno muy chico, y le otorgas ventaja a éste último, con muchos goles de diferencia, tu cuota de ganancia será irrisoria y estarías arriesgando dinero por, prácticamente, nada.

Si por el contrario, quieres sumar bastante dinero a tu chequera, te recomendamos que apuestes con un hándicap negativo cuando veas que las posibilidades del equipo “fuerte” pueden ser tan sólidas que un marcador por más de 3 goles es casi asegurado. De llegar a ser así, el hándicap será grandioso y harás moñona con tu apuesta. Para ello, asegúrate de las estadísticas que lleva, de los jugadores que harán parte del compromiso y del equipo que va a enfrentar.

Conclusión

El hándicap es un excelente tipo de apuesta, y una gran oportunidad, para esos jugadores que son osados con sus apuestas. Lo único que se necesita es conocer y aplicar los conceptos del hándicap, esto es, positivo y negativo, y con un poco de suerte tus ganancias se multiplicarán como nunca. Disfruta de la emoción de tu deporte favorito ahora con ventaja (o desventaja) para uno de los equipos, y vive minuto a minuto como si estuvieras dentro del campo de juego.